Síguenos En:





-------------------------------



Remonta a varios cientos de años tal vez se trate de una actividad milenaria. Queda claro que nace en la aldea de Bunlap, Isla de Pentecostés, en Vanuatu (Nuevas Hébridas) y que se trata de un rito iniciático para culminar la entrada en la vida de adulto. Para ello se lanzan desde una estructura de palos de madera de una altura de 25 Metros, atados con lianas de tal manera que rozan el suelo con la cabeza.

Una tabla y la tierra batida son los únicos elementos de los que disponen para amortiguar el impacto. Quien sale vivo consigue hacerse hombre y asegura una buena cosecha a su pueblo.

Este rito ha viajado en el tiempo para asentarse en nuestro siglo XXI de la mano de ciertos intrépidos aristócratas ingleses quienes emulando a los jóvenes polinesios se lanzaban al río Támesis desde los puentes con material elástico.

El primer Bungee Jump moderno tal y como lo conocemos hoy en día nace en el año 1979 (el 1º de Abril) desde el puente suspendido de Clifton en Bristol por cuatro miembros de un club de deportes extremos. Su detención por la fuerzas de policía les llevó a exportar dicha práctica hasta EE.UU de dónde difundieron mundialmente el concepto de salto al vacío con elástico. 

El primer operador comercial del Bungee Jumping, fue el Neozelandés A.J. Hackett con un salto realizado en 1988 desde el Auckland's Greenhithe Bridge (Nueva Zelanda). Luego se instaló en el puente del río Kawarau, uno de los sitios más famosos para practicar Bungee en toda la historia; está a 20 kilómetros al noreste de Queenstown, la capital de la aventura en Nueva Zelanda. Son 43 metros de altura con inmersión en agua.